Félix Ángel Moreno Ruiz

sábado, 18 de marzo de 2017

LOS REFUGIOS QUE OLVIDAMOS de Jesús Cárdenas

LLUVIA EN OTOÑO


En Los refugios que olvidamos, el poeta Jesús Cárdenas (Alcalá de Guadaira, 1973) ahonda en temas ya presentes en sus anteriores poemarios. En el libro, dividido en cuatro partes de desigual tamaño y con títulos reveladores (“La humedad”, “Hojas secas”, “Anclaje” y “Sumideros”), están omnipresentes símbolos como el agua en sus diversas manifestaciones (la humedad, la fuente, la lluvia, los sumideros), las hojas, las estaciones (especialmente el otoño y el invierno) y el mes de noviembre, hasta construir un entramado metafórico rico y personal que sirve de soporte a un universo temático en el que la desesperanza deja paso a la ilusión, en el que el amor sereno y el deseo de que una relación amorosa no fracase transitan irremediablemente hacia el ocaso, al adiós sin rencores cuando ya no hay nada más que decirse. El poemario, matizado por un suave erotismo, fluctúa entre la esperanza y el desencanto, entre el vaso medio vacío y la aceptación de que la vida, a pesar de todo, sigue, como en el hermoso “Ante el castillo de Sancti Petri”, dedicado a la memoria de su madre fallecida. Concebidas sus obras como un viaje, como una aventura, en esta ocasión Jesús Cárdenas, maduro y sereno, dueño de la palabra, camina por el libro “cubierto de hojas y mojado como los bancos de los parques en otoño”, buscando un refugio del que guarecerse de la lluvia.

sábado, 4 de marzo de 2017

EL INFORME CASABONA de Sergio Vila-Sanjuán

EL JUEGO DE LA VERDAD


El informe Casabona es la última y esperada novela de Sergio Vila-Sanjuán (Barcelona, 1957) después de las aclamadas Una heredera de Barcelona y Estaba en el aire, merecedora esta última del premio Nadal en 2013. Si en las dos primeras obras se decantaba por la memoria familiar y la crónica histórica (los años 20 y los 60 del pasado siglo, respectivamente), con su última producción el escritor catalán inaugura (según se anuncia en la contraportada del libro) una serie de novelas que, protagonizadas por Víctor Balmoral, abordarán en el futuro el misterio periodístico con investigaciones sobre distintos personajes.
En esta primera entrega, se centra en la vida de un rico industrial y político catalán, Alejandro Casabona, que fallece en extrañas circunstancias durante una recepción en el palacio real, en presencia de los reyes. Tras abrirse el testamento, se descubre que, entre sus herederos, se encuentra una institución dedicada al fomento de la ética empresarial. Su responsable, antes de aceptar un legado envenenado que podría arruinar su reputación, decide iniciar una investigación sobre su benefactor para esclarecer si su trayectoria política y empresarial fue ejemplar o si, por el contrario, estuvo marcada por la corrupción y el nepotismo. El encargado de realizarla es Víctor Balmoral, un periodista cincuentón y soltero, que aún vive en el domicilio familiar (del que está a punto de ser desahuciado) y que complementa su menguado sueldo como responsable de la sección de cultura de un periódico local (La voz de Barcelona) con pequeños trabajos de investigación biográfica. Para llevar a cabo su cometido, se entrevista con distintas personas que conocieron en profundidad al empresario fallecido (su exmujer, su actual esposa, sus dos hijos, su yerno, su hombre de confianza y un amigo de juventud) y bucea en unas memorias que el anciano escribió sobre un familiar, su querida tía Mery Casabona, a la que estaba muy unido por ser ella quien se encargó de su crianza y educación tras quedarse huérfano cuando aún era un niño. A través de estos testimonios (generosos, unas veces; interesados; otras; subjetivos, siempre), el lector va reconstruyendo, pieza a pieza, el puzle que conforma la vida del protagonista, con sus luces y sus sombras, que es también la crónica de unos años y de una generación repleta de contradicciones, pero valerosa, que contribuyó decisivamente al ocaso de la dictadura franquista y a la instauración de un régimen democrático en España.
Escrita con un lenguaje pulcro y, en ocasiones, brillante, El informe casabona presenta la novedad formal de contar la historia a través de testimonios, de manera que el lector conoce la verdad de forma parcial y sesgada, hasta que, al final, con todas las piezas, llega a sus propias conclusiones porque Sergio Vila-Sanjuán no demoniza ni eleva a los altares, no entra en juegos maniqueos, sino que traza un sutil e irónico retrato de un hombre que simboliza toda una forma (todavía no superada) de hacer política y dinero, de entender las relaciones sociales.

EL ALETEO DE LA MARIPOSA de Inma Aguilera

LEER LA MENTE



Con su primera novela, El aleteo de la mariposa, Inma Aguilera (Málaga, 1991) se ha alzado con el XXI Premio de novela Ateneo Joven de Sevilla. Protagonizada por Amalia (una adolescente especialmente dotada para la música, pero incapaz de mantener una relación normal con los compañeros de su misma edad, lo que le lleva a apartarse del mundanal ruido y a vivir recluida en una granja donde sus padres regentan una especie de casa rural), se narra el peligroso bucle en el que se adentra, cual esquizofrénico laberinto, cuando conoce a un joven adinerado y a su mayordomo, con los que se sumerge en un mundo de intereses internacionales en el que las compañías más avanzadas tecnológicamente investigan con la capacidad del ser humano para leer los pensamientos ajenos y para habitar en la mente de las personas, algo en lo que Amalia posee cualidades excepcionales. Perteneciente al género de la ciencia ficción (o de anticipación, como se llamaba hace algunos años), El aleteo de la mariposa es una novela que, pese a la juventud de Inma Aguilera, muestra acertados logros  (una urdida trama, diálogos sólidos o un acertado uso del registro coloquial que otorga mayor verosimilitud a los hechos narrados, por poner solo unos ejemplos), que permiten prever un brillante futuro literario para su autora.

sábado, 28 de enero de 2017

MIS PERSONAJES

Leyendo a Leonardo Sciascia y sus estremecedoras historias sobre la mafia siciliana y la corrupción humana, me ha dado por pensar en los personajes... Mis personajes.
Los melancólicos,
los pesimistas, 
la carne de cañón,
las víctimas silenciosas de medradores sin escrúpulos,
los que siempre están en territorio enemigo,
los que carecen de benefactores y de amigos,
los que no son de nadie,
los que aceptan resignados su fatal destino,
los perdedores...
Esos son mis personajes.

domingo, 22 de enero de 2017

EL CARMÍN Y LA SANGRE de Montero González

NAZIS Y FLAMENCO


El carmín y la sangre es el título de la última novela de Roberto Montero González (Madrid, 1965), que ha sido galardonada con el Premio Ateneo de Sevilla de 2016. Ambientada en la segunda guerra mundial, cuenta las peripecias vividas por el escritor Ian Fleming, que años más tarde alcanzaría la gloria literaria al crear la saga de James Bond, el espía más famoso de todos los tiempos. Fleming, entonces comandante, aterriza en Gibraltar como miembro del servicio de inteligencia británico para organizar el espionaje en una zona estratégica. En ese momento, el régimen de Franco, que acaba de ganar la guerra civil, colabora con los nazis y, al mismo tiempo, se deja sobornar por los ingleses que quieren evitar a toda costa la entrada de España en el conflicto del lado de las potencias del Eje. Además de su labor como espía y militar, el comandante es también un bon vivant que aprovecha cualquier oportunidad para disfrutar de los placeres de la vida y para conquistar a las mujeres que se cruzan por su camino. Una de estas es Juana, la Petenera, una hermosa bailaora con la que mantiene una tempestuosa relación que le lleva al convencimiento de que, en ocasiones, el amor ofrece más peligros que la guerra. 
Escrita con el estilo habitual de Montero González, cercano al esperpento (la parte final es apoteósica, digna del mejor Valle-Inclán), la obra es una acertada mezcla de estampa costumbrista de la posguerra española y de entretenida novela de aventuras de espionaje.

LOS DURMIENTES de Luis de León Barga

ESPIONAJE A LA ESPAÑOLA


En Los durmientes, del escritor y periodista Luis de León Barga, nada es lo que parece y la sorpresa puede estar esperándonos, agazapada, a la vuelta de cada página. Protagonizada por Rosa, una historiadora que malvive realizando pequeños y poco remunerados trabajos de investigación, la novela relata sus peripecias cuando una fundación (de esas que, al amparo de la ley, ocultan siniestras intenciones) le encarga que escriba las memorias de Jaime Monasterio, un oscuro personaje que, surgido de las cloacas del Franquismo, había participado en el proceso de transición a la democracia y que luego fue acusado de espiar para la Unión Soviética. Después de aceptar el trabajo, se entrevista con su familia y amigos e incluso viaja a Roma porque Jaime había vivido en la capital italiana durante los convulsos años cuarenta y cincuenta del pasado siglo. Poco a poco, Rosa va descubriendo que la línea divisoria entre la verdad y la mentira, entre la lealtad y la traición, no es tan nítida y que, al igual que los demás pretenden manipularla, también ella pueda manejarlos a su antojo y en su propio beneficio. 
Profusamente documentada, repleta de interesantes anécdotas sobre personajes históricos de la época, Los durmientes relata un episodio poco conocido de la reciente historia de nuestro país: la participación de periodistas y diplomáticos españoles en la red de espionaje que organizaron (y siguen organizando) las potencias más influyentes desde la Gran Guerra.

lunes, 28 de noviembre de 2016

MAIGRET TIENDE UNA TRAMPA de Georges Simenon

JAQUE AL ASESINO


Veintisiete años después de su fallecimiento, las novelas policíacas del escritor belga Georges Simenon (Lieja, 1903 - Lausana, 1989) continúan gozando del favor del público y, por ende, publicándose. Ahora la editorial Acantilado acaba de sacar a la luz Maigret tiende una trampa, una de las setenta y dos novelas protagonizadas por el célebre comisario, fumador empedernido (de pipa), que vive con su estoica y comprensiva esposa en un apartamento de París, ciudad en la que desempeña su labor como policía. En este caso, Simenon aborda un tema pionero en los años cincuenta (la obra se publicó originalmente en 1955): la búsqueda de un asesino en serie utilizando la ayuda de la psiquiatría para elaborar su perfil psicológico. En la capital francesa se sucede una serie de crímenes que tienen en vilo a la gendarmería: las víctimas (cinco mujeres que poseen similares características físicas) han sido apuñaladas en el mismo barrio por alguien que luego les ha desgarrado la ropa. Con sus particulares métodos, el comisario decide, como reza el título, tenderle una trampa en la que se juega su futuro profesional. La novela es un claro ejemplo de la narrativa de Simenon: la socarronería del comisario y la ironía del narrador, la brevedad y la concisión, las ajustadas descripciones y los sólidos diálogos explican su éxito y el hecho de que su autor se haya convertido en un maestro para quienes cultivamos el género negro.