Félix Ángel Moreno Ruiz

sábado, 27 de junio de 2020

LA DESHONRA DE SARAH IKKER de Yasmina Khadra

MUERTE EN TÁNGER



A qué esperan los monos, una excelente novela negra ambientada en su Argelia natal, supuso para mí el descubrimiento de la obra literaria de Yasmina Khadra. Tras este pseudónimo se oculta Mohamed Moulessehoul (Kednasa, 1955), que está considerado por la crítica internacional como el escritor en lengua francesa más importante de las letras argelinas actuales. Antiguo miembro del ejército, residente en Francia y autor de best sellers como Morituri o Lo que sueñan los lobos, Mohamed Moulessehoul utiliza un pseudónimo femenino para denunciar las injusticias y la corrupción imperante en su país.
En su última novela, La deshonra de Sarah Ikker, publicada en castellano por Alianza, como la mayoría de sus anteriores obras, la acción se traslada en esta ocasión al país vecino, Marruecos, que Khadra conoce a la perfección. Driss Ikker es un teniente de policía rifeño de origen humilde al que la suerte le sonríe desde que contrajo matrimonio con Sarah, la hija de Abderrahmane Chorafa, el todopoderoso director de la escuela de policía de Kenitra y miembro de una de las familias con más rancio abolengo de Marruecos. Con la ayuda de su suegro, va cambiando de destino a su antojo y ahora se encuentra en Tánger, donde disfruta de una vida de lujo y de la protección del jefe de policía de la ciudad, Rachid Baaz, lo que despierta los recelos y la envidia de sus compañeros. Sin embargo, un buen día todo se tuerce cuando su esposa es maniatada y violada en su mansión sin que él pueda impedirlo. A partir de ese momento, el teniente, que no cree la versión oficial de los hechos, inicia una investigación por su cuenta que lo conduce a una espiral de autodestrucción que amenaza con arrasar todo lo que ha conseguido hasta ese momento, incluidos sus seres queridos.
Con esta interesante trama policiaca como excusa, Yasmina Khadra realiza una despiadada radiografía de la sociedad marroquí, especialmente de las clases más pudientes y de los funcionarios, personas corruptas y carentes de cualquier sentido de la justicia y de la ética. Así, el lector asiste estupefacto a sobornos sin cuento, a torturas para obtener la confesión de pobres desgraciados y al lujoso tren de vida de la burguesía alauí, muy superior al de cualquier europeo de clase media.
Pero el autor va un paso más allá de la crítica al nepotismo rampante porque en La deshonra de Sarah Ikker pretende denunciar también la situación de la mujer en un país en el que el desarrollo económico no se ha visto acompañado de la igualdad de género. El verdadero drama de Sarah, la esposa del teniente, reside en haber quedado deshonrada porque, como dice un personaje femenino, los hombres “nos consideran una posesión, no personas de pleno derecho. Para algunos, es tan grave que violen a una mujer como que les pintarrajeen el coche”.

LOBA NEGRA de Juan Gómez-Jurado

THRILLER A LA ESPAÑOLA



Estaba cantado. Tras el rotundo éxito comercial cosechado por el prolífico escritor Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) con Reina roja, se hacía inevitable que apareciera, más temprano que tarde, una secuela protagonizada por los mismos personajes. En esta ocasión, la superagente Antonia Scott y el inspector Jon Gutiérrez tienen que vérselas nada más y nada menos que con la mafia rusa, que en los últimos años se ha afincado en la Costa del Sol para blanquear el dinero obtenido con la prostitución y con el tráfico de armas y de drogas. Hasta Marbella se desplazan los dos policías para intentar localizar a Lola Moreno, esposa de un mafioso que acaba de ser brutalmente asesinado. El tiempo corre en su contra porque la mujer, además de haber sido herida en un atentado, estar embarazada y ser diabética, está siendo perseguida por los antiguos socios de su esposo que desean su eliminación inmediata y fulminante. 
Utilizando con maestría todos los recursos del thriller al más puro estilo anglosajón (acción trepidante, persecuciones, disparos a mansalva, sangre y violencia, giros inesperados en la trama, final espectacular, capítulos breves y terminados en clímax, diálogos contundentes, lenguaje directo y sin efectismos, guiños a la cultura popular y de consumo masivo), Gómez-Jurado consigue, con creces, en Loba negra lo que busca: entretener y atrapar, sin más pretensiones, al lector.

LA INVASIÓN DEL PUEBLO DEL ESPÍRITU de Juan Pablo Villalobos

CANTO A LA AMISTAD



Gastón en un inmigrante que pasa los días cultivando cebollas en su huerto, en compañía de Gato, su fiel perro. Cuando termina la jornada, se pasa por el restaurante de su amigo Max para tomarse una cerveza. Sin embargo, un día todo se tuerce: Max está a punto de perder su local, a Gato le diagnostican una enfermedad incurable y el padre de Max, un político corrupto, se presenta de improviso huyendo de la justicia. Para colmo de males, Pol, el hijo de su amigo, ha desertado de su puesto como investigador en una expedición científica en el Ártico, llevándose consigo material secreto de gran valor. Mientras Gastón intenta dar solución a todos estos problemas y a otros que se presentan por el camino (su familia de ultramar le reclama parte de la herencia que le dejó el abuelo y conspira en su contra aprovechando su ausencia, unos especuladores pretenden hacerse con su huerto para recalificarlo, los comerciantes del barrio lo presionan para que se una a ellos en su cruzada contra los inmigrantes asiáticos), inicia una relación con una santera que lo está ayudando a proporcionarle una muerte dulce a Gato. 
Con estos mimbres, el escritor mejicano afincado en Barcelona Juan Pablo Villalobos ha creado un original novela en la que la reflexión ética y el humor se dan la mano para llevar a cabo un hermoso y nada descarnado retrato de la amistad y de la necesidad que tenemos todos los seres humanos de eso que llaman amor.

REWIND de Juan Tallón

VIDAS TRUNCADAS


En su última novela, Rewind, el escritor y periodista gallego Juan Tallón (Orense, 1975) nos presenta una misma historia desde distintas perspectivas. Una noche, en un edificio de la ciudad francesa de Lyon, se produce una gran deflagración que lo destroza casi en su totalidad. Tras la explosión, los bomberos descubren los cadáveres de varios jóvenes estudiantes extranjeros que compartían uno de los apartamentos y los de una familia marroquí vecina. A través de los recuerdos de varios personajes que vivieron la tragedia o fueron testigos de ella, el lector va recomponiendo el puzle de lo que verdaderamente ocurrió así cómo de las consecuencias que tuvo posteriormente en las vidas del único superviviente y de los familiares de las víctimas mortales.
Con una prosa serena y un estilo ameno, repleto de referencias culturales, literarias y musicales, Juan Tallón explora en los recuerdos más dolorosos para elaborar el retrato de unos jóvenes alegres, ambiciosos y llenos de vida, que tenían todo por delante hasta que la sinrazón del terrorismo segó de forma incomprensible y absurda un brillante porvenir la madrugada de un viernes de mayo en el que estaban celebrando una fiesta de estudiantes. Pero el autor no solo se detiene en los fallecidos, sino que sabiamente también fija su atención en los que, después del inevitable duelo, deben restañar las heridas, tanto físicas como psicológicas, y seguir, a pesar de todo, adelante.

CUENTOS CON MECANISMO DE RELOJERÍA de Faruk Sehic


HUIIR DEL HORROR


En 1992, mientras en España se celebraba un progreso que se antojaba imparable con fastos como la Exposición Universal de Sevilla o los Juegos Olímpicos de Barcelona, se iniciaba en pleno corazón de la vieja Europa una guerra fratricida que asombraría al mundo por su crueldad y sus dosis inusitadas de violencia, y que traería a la memoria el holocausto judío y los campos de concentración nazis, horrores que (se pensaba ingenuamente) estaban desterrados para siempre del mundo civilizado. Durante varios interminables años, asistimos conmocionados al desmembramiento irremediable de la antigua Yugoslavia mientras se perpetraban nefandos crímenes contra la humanidad y un genocidio salvaje del pueblo bosnio ante la inoperancia y pasividad de la ONU. Las consecuencias dramáticas de la guerra fueron terribles para la población yugoslava, pero especialmente para aquellos jóvenes que participaron activamente en el conflicto, la llamada “generación mutilada”, a la que pertenece Faruk Sehic (Bihac, 1970), probablemente el poeta y narrador más brillante de las letras bosnias actuales. En Cuentos con mecanismo de relojería encontramos un conjunto de relatos que tienen como denominador común la guerra, que, como zopilote carroñero, planea sobre sus personajes. Para huir del horror, el autor se embarca, a veces, en un onirismo surrealista; a veces, en homenajes a la cultura occidental (el comic, Bukowski, Matrix, Blade Runner, Kafka, los zombies); a veces, simplemente, se aferra a pequeños objetos, como el reloj de bolsillo que un soldado expolia a un anciano asesinado.

lunes, 9 de marzo de 2020

CÍRCULO DE LECTORES de Eduardo Berti

HOMENAJE AL LECTOR


Tengo que reconocer que la lectura de Círculo de lectores, la última obra del argentino Eduardo Berti (Buenos Aires, 1964), me ha resultado enormemente grata por muy diversas razones. No se trata de un libro de relatos al uso, sino un pastiche en el que caben narraciones, reflexiones, versiones libres de cuentos clásicos, breves ensayos y aguda crítica literaria, todo ello bajo el común denominador del lector como protagonista y como excusa para hablar de Literatura con mayúsculas.
Con ingenio, gracia y grandes dotes de humor, Berti disecciona los distintos tipos de lector que existen. Como podemos imaginar, estos pueden ser tantos como libros se han publicado e incluso nos atreveríamos a afirmar que su número no tiene fin porque, a pesar de que en Círculo de lectores aparecen hasta los más variopintos y estrafalarios (la mujer que releía los mismos libros una y otra vez, el hombre que solo abría los escritos en alemán, el que se sabía de memoria hasta la última coma de lo que había caído en su manos, aquel otro que solo podía leer en la habitación de un hotel, el que se ofrecía a los escritores como personaje literario, el que leía en sueños, el que compraba una y mil veces el mismo libro, el rico extravagante que coleccionaba lectores raros en lugar de joyas o de cuadros), en el fondo, quienes sentimos la pasión por la lectura, quienes nos consideramos lectores empedernidos e impenitentes, tenemos nuestras manías, ritos y liturgias. Así, he conocido a una persona que comienza siempre leyendo el final (especialmente, si se trata de una novela policíaca) y luego retoma su lectura por el principio, a otra que guarda un pétalo de rosa en la primera página de cada libro que adquiere o alguien le regala, a otra que, antes de abrirlo, aspira el aroma que despide (algunos huelen a humedad; otros, a tinta de imprenta; otros, a polvo, me dice), a otra que solo lee de noche y en la cama, y a otra que siempre lo hace con una taza de té en las manos.
Berti, conocedor de esta relación peculiar que mantiene cada lector con el libro, propone unos ingeniosos juegos metaliterarios en los que cabe de todo: unas instrucciones para leer (deliciosa y jocosa reescritura del famosísimo relato de Julio Cortázar, Instrucciones para subir una escalera), la desternillante explicación de lo que es un narrador, un método rápido para alcanzar la categoría de lector, reformulaciones de portadas de libros famosos, la programación televisiva de una cadena dedicada exclusivamente a la lectura y, para dicha de los seguidores del género policiaco, once versiones distintas del que posiblemente es el mejor relato negro escrito en lengua española, Continuidad de los parques, también de Julio Cortázar. Y es que el genio argentino y su obra cumbre Rayuela están omnipresentes en Círculos de lectores, como también lo está el amor que Eduardo Berti profesa al lector, que es la razón de la existencia de la Literatura porque “muere el último lector en el mundo y con él desaparecen, apenas minutos después, todos los libros del mundo, todas las palabras escritas, es como si la tinta se evaporase, como si las páginas se pusieran de pronto en blanco”.


miércoles, 12 de febrero de 2020

YAS de Eduardo de los Santos



A RITMO DE JAZZ


Yas es el título de la primera novela del joven escritor Eduardo de los Santos. Nacido en Madrid en 1992, participó, tras publicar relatos en diversas revistas literarias, en la octava promoción de la Fundación Antonio Gala de Córdoba para jóvenes creadores.
Dividida en tres partes de desigual factura, en Yas se narra la infructuosa búsqueda, por parte de distintos personajes, de Tania Almada, una joven trompetista y cantante de jazz que ha huido cuando comenzaba una fulgurante carrera artística, convirtiéndose así en un mito musical. Mientras el periodista y librero Manuel Valero, Manu, entrevista al poeta argentino Leonardo Espacio sobre su nuevo libro, inician un recorrido sentimental por el pasado porque ambos fueron en su día amantes de Tania, se enamoraron de su música y de su halo de misterio, y fueron dolorosamente abandonados. Pero no solo ellos están huérfanos en la noche madrileña: Irene, novia de Manuel, lo espera en su apartamento al tiempo que reflexiona sobre el futuro de su relación y el doctor Santiago Tebaldi, un antiguo policía torturador, se siente demasiado cansado y enfermo para continuar con su siniestra profesión.
Novela coral y de estructura sincopada, Yas es una amalgama de géneros (hay fragmentos de hermosísima prosa poética), escrita con un estilo propio, rico en recursos literarios, pero también (y sobre todo) es un tributo al jazz, que “fue hecho carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad”.